¿Qué son los PPA en Colombia y cuáles son sus beneficios?

Colombia goza de un inmenso potencial inexplorado en Fuentes No Convencionales de Energía Renovable. La geografía del país y sus marcados contrastes ofrecen oportunidades para un mayor aprovechamiento de las energías fotovoltaicas y eólicas; factores que marcarán la diferencia para fortalecer la complementariedad y confiabilidad de nuestro mercado eléctrico en el futuro.

Y existe un mecanismo diseñado especialmente para facilitar el desarrollo de estos proyectos, un marco regulatorio que propicia beneficios tributarios, ambientales y competitivos.

Se trata de los Power Purchase Agreements, PPA. El modelo de negocio de acuerdos de compra de energía, establecido para impulsar los proyectos basados en energía solar.

Cómo funcionan

Este modelo permite que una empresa distribuidora acceda a la compra de energía solar mediante el pago de una tarifa mensual -y estable en el tiempo- a un proveedor. En otras palabras, las empresas pagan de esta manera por los kWh de energía solar consumidos, a un precio competitivo.

Están definidos en el marco de la Ley 1715 de 2014. Los PPA se ponen en marcha con un contrato, entre los 15 a 25 años, con tarifas por debajo de las convencionales.

Una compañía se ocupa de invertir, construir, instalar, operar y garantizar el mantenimiento del sistema solar fotovoltaico durante el tiempo que establece el contrato. Mientras que otra, en el rol de cliente, se compromete a comprar lo consumido de lo generado a los precios pactados.

Algunos beneficios

Los beneficios tributarios que otorga la ley para el desarrollo de proyectos de energías renovables no convencionales son transferidos a la tarifa que las empresas pagan en el contrato PPA. Es decir, el modelo permite ofrecer tarifas más competitivas y estimular el desarrollo de proyectos solares.

El beneficio tributario -o incentivos fiscales- también puede verse reflejado en la inversión directa inicial para poner en marcha la implementación del sistema.

Así mismo, contribuyen a aumentar la generación de energías renovables no convencionales y aportar a la generación de más energía limpia, mediante un contrato directo entre dos empresas.

Otro aspecto vital es que esto conlleva un impacto ambiental positivo, al reducir las emisiones de CO2 en la generación de energía.

Las empresas pueden contribuir así a fortalecer la matriz energética colombiana y a robustecer la apuesta por energía solar sin necesidad de ser propietarios o invertir en equipos y sistemas.

Los PPA minimizan de esta manera riesgos financieros y técnicos.

Dada la contratación a largo plazo, se garantiza un socio confiable en el tiempo y los flujos de ingresos para asegurar el retorno de los recursos iniciales.

Se trata, a grandes rasgos, de un modelo que simplifica la forma en que las empresas pueden invertir y comprar energía solar en Colombia. Una solución rentable para potenciar el aprovechamiento de un recursos energético sostenible y abundante en el país, dados los niveles de radiación solar que se registran en algunas zonas, en especial de la costa norte.

Los primeros en el país

Recientemente, la firma colombiana Vatia firmó los primeros PPA para impulso de proyectos de energía solar, en un acuerdo con la empresa china Trina, una de las más importantes en el desarrollo de proyectos fotovoltaicos en el mundo.

Por cuenta de este acuerdo, Vatia asegura la compra de energía que será producida en tres granjas solares que estarán en el departamento del Meta, y contribuye al aumento de la participación de energías de fuentes renovables no convencionales en la matriz energética colombiana, y a la reducción del impacto ambiental en la generación de energía.

Ver también: Se concretan los primeros PPA en Colombia entre Vatia y Trina para el suministro de energía fotovoltaica

 

Compártelo: