En las entrañas de la generación de energía

Fuente: rcnradio.com  Fecha: Noviembre 22 de 2018

En esa zona hace varias décadas la mano del hombre inundó más de mil 360 kilómetros cuadrados de la cordillera oriental y creó una laguna de 240 metros de profundidad, cambiando para siempre el paisaje con la Represa del Guavio.

Pedro Antonio Navarro García es tecnólogo de la central y está en ella desde la inundación. Recordó que para “encerrar” tal cantidad de agua, centenares de personas construyeron una montaña.

“El embalse tiene una capacidad de 840 millones de metros cúbicos de agua, la presa tiene un alto de 240 metros, un ancho de 390 metros y la base de la presa tiene 960 metros de longitud”, dijo.

Desde la cresta de esa montaña artificial nos dirigimos al mantenimiento del llamado túnel superior de carga: un hueco de 9 metros de diámetro que se introduce en la más absoluta oscuridad. Es tan grande que varias camionetas pueden circular como en una doble vía. El sonido del agua que se filtra es intimidante, y es que una válvula es lo único que evita que millones de metros cúbicos de agua caigan sobre nosotros.

Este túnel atraviesa la montaña en una longitud de 14 kilómetros. De hecho acá estamos en el kilómetro 2 + 250. El punto 0 está en las válvulas, donde está cerrado para que no pase el agua; esa válvula tiene 4 metros de diámetro y metro y medio de ancho”, describió.

Luego de 14 kilómetros cordillera adentro, el agua toma aún más velocidad y fuerza, con una cascada, una caída totalmente vertical de más de un kilómetro de extensión.

Para poder ir a esa zona hay que salir del túnel y recorrer dos horas en automóvil.Al final de la caída hay unas turbinas de gran capacidad, cuyo funcionamiento lo explicó el Ingeniero Germán Galindo, Jefe de la Central.

“El almacenamiento de la energía está en el embalse, a través del agua. Aquí lo que hacemos, luego de la caída es coger la energía cinética del agua y la transforma en energía mecánica con el movimiento y se la entrega al generador para que la transforme en energía eléctrica. Cada turbina gira 450 veces por minuto”, puntualizó.

Al final cada turbina genera 250 megavatios, es decir que las 5 producen 1.250 megavatios de energía de forma instantánea, por eso el ruido de la maquinaria es ensordecedor. El sistema debe funcionar como un reloj suizo y ingeniero Galindo sabe lo que que tiene en sus manos, porque fue su sueño desde niño.

Ingeniero ¿qué quería ser cuando era pequeño?

Yo soy de mesitas del Colegio y allá contamos con el privilegio de tener tres centrales hidroeléctricas y siempre fue mi sueño poder trabajar en un grupo energético.

¿Y usted se imaginaba que esto fuera así de gigante?

No, la verdad es que no.

¿No le da susto saber que se está manipulando la naturaleza y tal cantidad de energía?

Sí, es impresionante pero ver el desarrollo tecnológico y los sistemas de seguridad, da mucha confianza para seguir manejando los instrumentos.

De interésRepresa Ranchería en La Guajira, el elefante blanco que quiere reactivar el Gobierno

Ya se destaparon las turbinas, se repararon las válvulas, se supervisaron los túneles y toda una ciudadela debajo de la tierra está lista para operar nuevamente. Muy pronto la central hidroeléctrica del Guavio volverá a generar la mayor cantidad de energía que consume el país.

Compártelo: