Desarrollo de energía solar en Colombia: retos y oportunidades

La energía solar y fotovoltaica ha tenido un despliegue favorable en Colombia, especialmente en los últimos años. Esto le permite al país avanzar en el desarrollo y transición de fuentes de energía renovable no convencionales (FERNC), aumentando la matriz energética, extendiendo su cobertura, y amplificando su capacidad de generación.

El país se ubica en la posición 16 en el ranking global de sostenibilidad medioambiental del Consejo Mundial de Energía. Esto, con un modelo basado principalmente en energías limpias y renovables, cuya participación oscila hoy entre el 50% y el 90% de la matriz de generación. Sin embargo, todavía hay un potencial muy grande por explotar.

La distribución de los proyectos energéticos está directamente relacionada a las potencialidades específicas de cada región. En la Costa Caribe, por ejemplo, los altos niveles de radiación solar llegan a 5 kW/m2/día, por lo que resultan ideales para la generación de energía solar fotovoltaica. Es por eso que en esa región del país se han desarrollado diferentes parques solares, como el de Celsia en Bolívar, o el de Enel en Cesar. Estas plantas cuentan con una capacidad de generación de 8,06 Mw y 86,2 Mw, respectivamente.

También existen proyectos de energía solar en otras partes del país. Celsia cuenta con un segundo parque en Valle del Cauca, y EPM tiene un parque solar flotante en El Peñol, en Antioquia. Adicionalmente, hace dos meses, Vatia firmó con Trina, uno de los mayores fabricantes de paneles solares del mundo, los primeros Power Purchase Agreements (PPA) que se concretan en Colombia desde que el Gobierno Nacional implementó este mecanismo para impulsar la generación de este tipo de energía. Estos contratos PPA garantizan la compra de la energía producida por Trina en las nuevas tres granjas de producción de energía fotovoltaicas que la compañía operará en los Llanos Orientales.

La entrada en operación de estas plantas supone una serie de oportunidades. A partir de estas alternativas se puede avanzar en la expansión de la electrificación de la economía, en la sustitución de hidrocarburos y la mitigación de las emisiones de gases de efecto invernadero. Pero, más allá de esto, plantean la posibilidad de cohesionar a las comunidades y articular las instituciones locales y regionales alrededor de fuentes productivas y de generación de ingresos para las regiones donde estos proyectos se encuentran.

Ver también: Se concretan los primeros PPA en Colombia entre Vatia y Trina para el suministro de energía fotovoltaica

 

Compártelo: