En Colombia, la educación busca una autonomía energética

Fuente: generamos.co  Fecha: Diciembre 12 de 2018

Cada vez más compañías buscan una autosuficiencia energética, implementando sistemas de generación de energías renovables no convencionales que abastecen sus plantas y, en ciertas ocasiones, también surten a las comunidades cercanas. Sin embargo, este comportamiento también se ha podido ver con las instituciones de educación superior. No solo les interesa ser más autónomos en materia de consumo de energía y reducir costos, sino también les interesa impulsar el estudio de las fuentes no convencionales de energía renovable.

A raíz de esto, el número de universidades que instalan paneles solares dentro de sus campus ha ido creciendo en los últimos años. Instituciones como la Universidad Javeriana de Bogotá y la Universidad Autónoma de Occidente han implementado dentro sus campus 5 estaciones de energía solar y 638 paneles respectivamente.

A esta causa se han sumado más universidades, que ya han planteado el desarrollo de proyectos de energías renovables no convencionales dentro de sus campus. El director del programa de Ingeniería ambiental de la Universidad El Bosque aseguró que para el 2019 se construirán al menos 1.227 paneles solares en las sedes de Usaquén y Chía, lo cual llevará a una reducción de 79,2 toneladas de CO2.

Del mismo modo, la Universidad Nacional anunció la instalación de 200 paneles solares den su facultad de Medicina, que se espera produzca 79 kW, lo cual se espera que lleve a una notable disminución en los costos de energía que tiene la universidad.

Sin embargo, estos no son los primeros esfuerzos para unir a la educación con las fuentes no convencionales de energía renovable. Empresas como EPM ya han hecho un esfuerzo por llevar electricidad, a través de generación no convencional, a escuelas veredales alejadas y con problemas de interconexión.

La coyuntura actual ha permitido el rápido desarrollo del sector energético, especialmente en materia de generación renovable. Esto ha permitido que los diferentes sectores busquen alternativas sostenibles para sus operaciones diarias.

Tendencia mundial

Este creciente impulso a las energías renovables no convencionales no se ha dado solo en Colombia. Muchas de las más importantes universidades del mundo han comenzado a adoptar procesos de generación autónomos, con el fin de reducir su impacto sobre el medio ambiente, reducir los costos e incentivar el estudio de este tipo de generación.

La universidad de Pensilvania, en Estados Unidos, según datos de la EPA, utiliza 200 millones de kWh en energía verde al año. Así mismo, el 71% de la electricidad total que consumen viene de fuentes renovables, mayormente energía eólica.

El mismo ejercicio ha hecho la Universidad de Stanford, en donde el 56% del consumo de energía viene de fuentes no convencionales de energía renovable.

Compártelo: