Energía geotérmica le hace un guiño a Colombia.

Autor: Generamos Fecha: Noviembre 29 de 2017

La energía geotérmica es una de las fuentes de generación menos aprovechadas en nuestro país, pero de la que paradójicamente somos privilegiados en poseer abundantes fuentes. Para poder entrar en materia respondamos primero: ¿Qué es energía geotérmica? Es energía limpia y renovable que puede obtenerse mediante el aprovechamiento del calor del interior de la Tierra. El término “geotérmico”  viene del griego geo (Tierra), y thermos (calor); literalmente “calor de la Tierra”.  En general lo que se realiza para explotar este recurso es extraer a la superficie, mediante perforaciones y construcción de pozos, el vapor y los líquidos para aprovecharlos en generación de electricidad mediante turbinas, además de emplearse para calefacción, agua caliente sanitaria, entre otros. Esta energía produce menos residuos y contaminación que recursos convencionales como el carbón o el petróleo.

 

A través de la historia el hombre ha usado el calor de la Tierra para diferentes propósitos, pero su uso se populariza en el siglo XX cuando se comienza a ser usado  industrialmente como calefacción.

A partir de 1973, año de la primera crisis del petróleo mundial se produce la gran expansión en la generación de electricidad con energía geotérmica, incorporándose sucesivamente Japón, Islandia y El Salvador (1975), Indonesia, Kenia, Turquía y Filipinas (1980), es a mediados de los años ochenta que se da una gran expansión de su uso en países que se suman a generar electricidad con esta fuente, se destacan entre otros los Estados Unidos, China, Suiza y Hungría.

¿Colombia cómo se encuentra en geotérmica?

Colombia goza de una privilegiada riqueza en la materia, la cordillera de los Andes que atraviesa el país de sur a norte y su alta actividad volcánica, que con 13 volcanes activos provee una fuente ideal de altas temperaturas que emanan de la tierra y supone un gran potencial a la hora de desarrollar proyectos de energía geotérmica. Se han identificado zonas potenciales, como el volcán Azufral, al sur del país, o el volcán Nevado de Santa Isabel. Uno de los focos más importantes del país se encuentra en los alrededores del volcán Nevado del Ruiz, situado en la Cordillera Central y considerado uno de los más activos del planeta con sus 5.321 metros de altura. Las fuentes termales y fumarolas de su entorno representan una posibilidad real de obtener grandes cantidades de energía geotérmica.

Según datos publicados por La Unidad de Planeación Minero Energética UPME en 2015 el potencial para desarrollo de generación eléctrica a partir del recurso geotérmico en Colombia se estima en el orden de 1 a 2 GW.  Sin embargo, la materialización de estos primeros proyectos geotérmicos en el país enfrentan  algunas barreras cruciales como son principalmente la ausencia de garantías normativas en materia de derechos de uso y concesión del recurso que permitan a los inversionistas incurrir en las grandes inversiones requeridas en su fase exploratoria.

Proyecto Geotérmico Macizo Volcánico del Ruiz

Después de  casi de 20 años de  planeamiento y estudios de prefactibilidad realizados por La Universidad Nacional de Colombia, Ingeominas, Isagen y Colciencias, el Proyecto Geotérmico Macizo Volcánico del Ruiz de  que se localizaría en el municipio de Villamaría (Caldas), y que tiene una capacidad proyectada de 50 MW y aprovecharía el calor de la tierra para generar energía, se encuentra en etapa de factibilidad y en trámite de la licencia ambiental ante CORPOCALDAS. La inversión en el proyecto se ha estimado en $6 mil millones y se requiere de $24 mil millones adicionales para la siguiente etapa, luego de realizar los estudios geotécnicos, magnetotelúricos, geosísmiscos, geofísicos y químicos, se espera reiniciar la exploración a comienzos del 2018 y tener una confirmación para el año 2019.

Así pues, el país está cerca de contar con una nueva fuente de energía que promete mucho  y a largo plazo puede convertirse en una alternativa de generación limpia, eficiente y renovable  pero a la que aún le falta impulso debido a vacíos normativos que no resolverse pronto seguirán entorpeciendo su avance. Y será una fuente de energía  en la que por el momento solo podemos seguir soñando.

Este artículo fue redactado gracias a  Isagen y Upme que fueron usados cómo fuentes de información.