Hidroituango: un megaproyecto para el desarrollo colombiano.

Autor: Generamos.co Fecha: Octubre 24 2017

Generamos visitó Hidroituango, considerado el mayor proyecto de hidroelectricidad que se está construyendo no sólo en el país, sino en el mundo en la actualidad. Acompañados por el vicepresidente del proyecto, Luis Javier Vélez Duque, llegamos a esta gran obra de ingeniería al norte del departamento de Antioquia, a cuatro horas por carretera desde la ciudad de Medellín.

Incrustada en las montañas del cañón del Cauca, se encuentra la base de Hidroituango, una mega obra que genera once mil empleos directos y veinticinco mil empleos indirectos, y que se ha convertido en un proyecto bandera para el país no sólo por su escala, sino además por su gran aporte al progreso de la región ya la oferta energética del país: esta mega-obra, por sí sola, suplirá el 17% de la demanda energética de Colombia.

Megaproyecto en cifras
Para dimensionar la magnitud de esta obra, imagine que la torre Colpatria mide 196 metros de altura… Ahora imagine que la presa del proyecto tendrá 225 metros de altura. Esta central tendrá una capacidad de 20 millones de m³ de volumen, y una central subterránea con 8 turbinas que tienen 2.400 MW de capacidad instalada y 13.930 GWh de energía media anual.

Un dinamizador de la economía local
EPM, con Hidroituango, ha velado por buscar la mayor cantidad de beneficios para la comunidad que está impactando el megaproyecto. La obra ha tenido una política de inclusión de la mano de obra local no calificada con cerca de 2.800 puestos de trabajo, lo que ha dinamizado la economía de la región, ya que las compras básicas del proyecto en los municipios vecinos ascienden a cuarenta y siete mil millones de pesos. Esto, sin duda, se ha convertido en un motor que impulsa al cambio y el progreso general de esta zona, de la mano de las autoridades locales, departamentales y nacionales.

Adicionalmente, gracias a una inversión social que asciende a los 1.8 billones de pesos ( de un total de 11.6 billones de pesos de inversión total), los cambios positivos en el entorno se hacen evidentes. Estos van desde las mejoras en las vías, mejoras y reformas de la infraestructura y dotaciones de los colegios y viviendas, hasta la construcción de una serie de canchas de fútbol que se han convertido en la sede de un exitoso y popular torneo intermunicipios.

El cambio en seguridad
La llegada de la obra también ha contribuido a mejorar la situación de seguridad de la zona, que pasó de ser una puerta de entrada al nudo de Paramillo zona controlada históricamente por grupos armados al margen de la ley, a ser el epicentro de los programas piloto de desminado humanitario que adelanta el Gobierno Nacional con las Fuerzas Militares.

El Plan de Manejo Ambiental
El Plan de Manejo Ambiental del proyecto permitirá restaurar aproximadamente 17.000 hectáreas de bosque tropical. De esas, 14.000 corresponden a bosque seco tropical y 3.000 a bosque húmedo tropical.

Además, este incluye un área de protección de 1.650 hectáreas donde se desarrollarán actividades de manejo y conservación de ecosistemas, establecimiento de corredores biológicos, estímulos a la regeneración natural, revegetalización y establecimiento de plantaciones forestales.

El uso del embalse, acorde a un estudio adelantado por la Universidad Nacional, tiene otros usos además de la generación de energía: navegación liviana de tipo comercial y de pasajeros, pesca artesanal y turismo ecológico son algunas de las posibilidades que se podrán realizar en el embalse según el estudio.

Hidroituango es un proyecto hidroeléctrico muy eficiente desde el punto de vista ambiental. Inunda 1.5 hectáreas por megavatio generado, mientras que otros proyectos en el país inundan 8 y hasta 20 hectáreas por megavatio.

El embalse de Hidroituango ocupará 3,800 hectáreas a lo largo de un cañón muy profundo y estrecho, lo cual implica que no toca tierras eficientes para aprovechamientos agropecuarios. Adicionalmente, en la zona la pesca es muy artesanal y marginal, porque hay barreras naturales que hacen que el régimen de subienda sea mínimo.
El impacto ambiental se da en una zona relativamente pequeña de bosque seco tropical que será inundado, pero su fauna será rescatada y reubicada en la zona de protección del embalse, de 11,400 hectáreas, tres veces mayor que el embalse, lo cual constituye un verdadero activo ambiental para las futuras generaciones.

El Ingeniero Luis Javier Vélez Duque nos explica los retos a los que se enfrentó EPM en la construcción de este proyecto: